28
Jun 2011

Pequeñas ideas que representan
grandes ahorros

Para aportar una acción positiva en pro del medio ambiente no es necesario tener la mejor de las ideas sino sólo una que de en el blanco. Basta con una pequeña idea, un ajuste pequeño a algún producto y esto puede repercutir en un ahorro significativo para la empresa y un alivio para los recursos naturales con los que contamos.

Sin necesidad de una imagen muy llamativa, pero sí muy clara, STOP THE WATER, no solo aconseja sobre cerrarle a la llave mientras usas los productos sino que además, con una serie de mensajes pro-ecológicos incita al ahorro, el uso y la implementación de técnicas de impresión que sean amigables al medio ambiente.

STOP THE WATER WHILE USING ME! Implementa una idea sencilla y sin embargo con gran potencial de conciencia ecológica.

¿Qué tal un empaque que además que sea ecológico pueda dársele un uso complementario al producto que contenga? Como este concepto de empaque que una vez cumplida la misión de entregar el producto sano y salvo tenga la capacidad de convertirse en una hombrera para ropa. Sencillo y práctico a la vez.

O algo más simple pero efectivo como el uso y reducción del material del empaque; usando materiales reciclados y reduciendo el número de tintas  y la cantidad de material puede representar no solamente un ahorro a la empresa sino un significativo ahorro de recursos naturales que beneficien directamente a la ecología sin necesidad de renunciar a la estética o presencia de marca.

¿Quieren ir más allá? Podrían encontrar inspiración en estos zapatos biodegradables fabricados por O1M a los que no solamente hay q fijarnos en el material del calzado sino de su empaque que complementa el concepto ecológico ya que ni siquiera requiere impresión en el mismo. Los zapatos están hechos de Látex natural obtenido del árboles de Hevea que se degrada naturalmente una vez finalizado el uso, una alternativa más ecológica y amigable que los famosos crocs.

Mención aparte merece este eco-empaque de la marca alemana PUMA, la cual hace es combinación de bolsas biodegradables y una pieza de cartón. La magia de la pieza de cartón está en el gran ahorro que representa en comparación con el resto de las cajas para zapatos, pues reduce el uso de este material en un 65% además que no requiere uso de tintas lo cual evita el uso de sustancias tóxicas además que la pieza no requiere ensamble y las partes restantes del pliego del cual se corta se utilizan para rellenar los zapatos en lugar de las hojas de papel que generalmente se utilizan para darle “cuerpo” al calzado.

La “Little Clever Bag” como PUMA llama a su empaque representa un ahorro de 8,500 ton de papel, 20 millones de mega joules de electricidad, un millón de litros de aceite y un millón de litros de agua utilizados en la producción de las cajas convencionales, sin olvidar que la bolsa que complementa el concepto es 100% reutilizable y biodegradable.

Una gran idea de la marca alemana que debería ser tomada como inspiración por otras empresas y otros diseñadores a fin de proveer grandes beneficios a la naturaleza.

“Little Clever Bag” es un proyecto de conjunto de fuseproject y PUMA.

 

Como podrán ver desde una idea muy pequeña hasta un rediseño bastante radical, la imaginación y creatividad es un motor poderoso que puede ayudarnos a realizar grandes cambios a favor de nosotros mismos.

Por: Julián Llanes Ortiz / Estilo de vida

Comments are closed.

DOTTO