3
Ago 2011

Pa-pa-panamericanos

Como muchos de ustedes sabrán, estamos a pocos días de la inauguración de los XVI Juegos Panamericanos a celebrarse en la cuidad de Guadalajara, siendo el evento deportivo más importante en nuestro país desde el mundial de fútbol México ‘86.

Por tal motivo el Comité Organizador de los XVI Juegos Panamericanos Guadalajara 2011 (COPAG) encargó a su Departamento de Imagen el diseño de la identidad del evento, la cual deja mucho que desear sobre todo en el aspecto visual que nos ocupa (y preocupa) en esta ocasión.

Según el COPAG el logotipo del evento busca representar al continente americano, el espíritu olímpico y la ciudad sede (representada por un agave azul) basando el estilo gráfico en las artesanías mexicanas, llenas de colores y formas y en el acervo cultural del país.

Sin embargo y a pesar de los buenos deseos del brief y la argumentación final, la representación del mismo quedó bastante corta con respecto a las expectativas; si bien una persona instruida puede identificar cierta referencia al continente y algún vago elemento humano (fijándose muy bien, sujeta una antorcha olímpica), la referencia a la ciudad de Guadalajara carece de de un sentido claro, haciendo parecer que la existencia del elemento abstracto se debe a una obligación cliché más que a una solución pensada.

El estilo gráfico elegido para la representación es todo menos contemporáneo, tendiendo a parecer más una mezcla de imágenes preestablecidas o cliparts de los años 80’s que un trabajo serio y estudiado de identidad.

 

Cuenta la leyenda (Y un portal de Internet especializado en el evento) que ya se tenían un logo previo desde 1997 (tal vez se utilizó para una candidatura) el cual por razones de marketing se “renovó”, eliminando el color negro de los aros olímpicos y sustituyendo la paleta de colores a tonos más claros, insertando el magenta, o como le llamamos de cariño, “rosa mexicano”.

Video-evolución del logo

¿Podría el logotipo verse más pasado de moda? Claro, si le agregamos una tipografía igual de desafortunada que el símbolo, digna del más bonito scrapbook adolescente. Se trata de la Tempus Sans, tipografía diseñada en 1973 como parodia de una fuente Serif Romana. No es precisamente una fuente seria o moderna ni expresa la energía o aplomo que un evento como una justa olímpica requiere, no representa ni complementa ninguno de los tres aspectos que pretende el símbolo, sino que refuerza la sensación de tener delante de nosotros simplemente un logo viejo. Se complementa el nombre con un “2011” trazado con un brush default de Adobe Illustrator.

No queremos decir con esto que tenga algo de malo utilizar elementos antiguos propios de la cultura del lugar donde se realizan las justas deportivas, los últimos 4 logos de los Juegos Olímpicos están basados en grafismos propios de su cultura pero respetando el perfil y la categoría del evento.

Si bien es cierto que algunos de los logos de los Juegos Panamericanos anteriores tampoco han sido muy afortunados, no podemos tomar eso como justificación para realizar un trabajo muy por debajo de lo esperado y de las capacidades del diseño gráfico en México.

En Front creemos que se pudo haber logrado una identidad mucho más contundente y representativa tanto de Guadalajara, de México, del espíritu deportivo y, por supuesto, del verdadero nivel del diseño mexicano.

Por: Julián Llanes Ortiz / Branding

Comments are closed.

DOTTO