17
Sep 2012

Manual del diseño efectivo
Cap. 1: El Brief

Todo proceso creativo, lleva una serie de pasos y elementos que debemos tomar en cuenta para obtener un resultado satisfactorio y efectivo. Muchas veces por falta de conocimiento o preparación los pasamos por alto, lo cual muchas veces genera una conclusión poco favorable. Este pequeño manual tratará de exponer cada uno de estos pasos y elementos, cómo una especie de recordatorio que nos sirva para aprender a llegar a nuestra meta de manera triunfal.

Trataremos de ser los más claros posibles para la comprensión de todo mundo, pues nos interesa que tanto nuestros colegas, así como clientes y amigos puedan entender todo lo que implica la realización de un proyecto creativo.

El primer punto que debemos entender es que todo proyecto de diseño surge a raíz de una necesidad por parte del cliente, ya sea para crear el concepto e identidad de su empresa, producto o negocio, refrescar su imagen, reposicionarla en el mercado o simplemente tratar de vender más. Y todo el flujo de información que se genera a raíz de esa problemática necesita ser canalizado y organizado para su mejor comprensión y resolución en algo que los diseñadores llamamos “Brief”.

El Brief no es nada más que un breve documento con la información de la empresa, la exposición de la problemática y la situación actual del producto o servicio, tal como los datos generales del público meta, los objetivos y metas. A pesar de la brevedad del documento o su aparente poca relevancia, este es el elemento principal del proyecto. Sin este resumen las directrices del proyecto tienen mayor probabilidad de elegir el camino incorrecto y por ende, trabajar más tiempo e infructuosamente.

Como han de imaginarse toda esta información debe ser proporcionada por la empresa o cliente, bajo la dirección de la agencia creativa y esta a su vez tiene el derecho de contestar con un contra-brief que no es otra cosa que la modificación del documento original si así lo cree pertinente hacer.

Sin embargo, el realización del Brief no asegura que el resultado sea totalmente satisfactorio, pues además del resto de los factores del proceso de diseño, la información del mismo debe ser precisa y completa para poder dejar en claro al creativo las necesidades que el cliente requiere, un documento incompleto o erróneo equivale a una mala indicación en un recorrido.

Pero ¿Cómo podemos saber si nuestro Brief es el correcto o nuestra información completa? Existen una serie de preguntas o puntos generales los cuales respondiéndolos nos aseguran un documento lo suficientemente confiable como para seguir adelante con el proyecto. Nuestros amigos de El Rehilete nos recomiendan tener en cuenta lo siguiente en su elaboración:

1. Del cliente

  • Breve historia de la marca (historia de la empresa, historia de la marca, historia del producto, filosofía empresarial)
  • Antecedentes gráficos ( ¿Qué han hecho de diseño? ¿Les ha funcionado?)
  • Competencia (¿Quiénes son? ¿Qué ha hecho la competencia en diseño?)
  • Legales (Textos e imágenes requeridas)
  • Objetivos ( ¿Qué pretende la empresa con nuestros servicios? )

2. Del consumidor (Target)

  • Información denotativa (Edad, género, lugar en el que habita, etc.)
  • Nivel socioeconómico (Clase baja, media, media alta, alta)
  • Nivel sociocultural (Ocupación, gustos, nivel educativo)

3. De los medios

  • Pauta (¿Dónde se expondrá el diseño? ¿Qué cantidad de piezas se necesitan? ¿Cuál es la duración del proyecto en el mercado?)
  • Presupuesto (¿Cuánto dinero se piensa invertir? ¿Cuál es la cobertura del proyecto?)
  • Calendario (¿Cuánto tiempo va a durar el proyecto? ¿Cómo se van a dividir las etapas del mismo y sus tiempos de revisión?)

Es importante tomar en cuenta todos y cada uno de los puntos sugeridos ya que los datos obtenidos a partir de estas preguntas, serán las directrices que nuestro proyecto seguirá en búsqueda del resultado esperado; aunque es importante saber que el Brief no debe ser absoluto y rígido, sino que debe tener la habilidad de poder aumentarse o cambiar (claro sin ser cambios radicales o drásticos) en pos de una información más completa y precisa.

En resumen el Brief no es más que la contextualización de la situación del cliente, su producto o servicio, de una forma clara y concisa y que guíe al diseñador a obtener los resultados deseados por ambas partes.

En el siguiente capítulo mostraremos cómo hacer uso de este primordial documento en el proceso creativo.

Por: Julián Llanes Ortiz / Branding

Comments are closed.

DOTTO