17
Jun 2011

Doyald Young y
el 11 de Septiembre

Doyald Young

Recuerdo muy bien el Martes 11 de septiembre de 2001. Esa fecha que cambiaría la historia contemporánea transformando los parámetros de seguridad internacional y la percepción que teníamos del mundo y la relación entre los países. Tengo en mi memoria muy grabado el nerviosismo de mis compañeros que no daban crédito a lo que ocurría, aún cuando estaba sucediendo a miles de kilómetros de distancia.

Lo recuerdo también porque ese día conocí a Doyald Young.

A muchos, este nombre les sonará desconocido o vagamente familiar. Pero ahí estaba este gran ciudadano estadounidense que por razones obvias exhibía un semblante preocupado y nervioso en el momento de los ataques a su país natal.

Pues bien, Doyald Young fue uno de los más grandes diseñadores de logotipos que el mundo haya conocido. Una gran persona con un talento fuera de lo ordinario y una visión distinta de concebir la vida y la profesión. Referente indiscutible del buen diseño y promotor de sus principios esenciales, creador de lenguajes gráficos emblemáticos que siguen vigentes en muchos países del mundo, desde Estados Unidos hasta Japón.

Su obra es digna de un libro (de hecho, publicó 3), ya que su talento, dedicación y disciplina fraguaron en él un amor a las letras que condujeron sus trazos hasta diseñar logotipos, alfabetos corporativos y familias tipográficas de una maestría y exquisitez monumentales para cualquier diseñador. Su legado de familias tipográficas incluyen la Young Baroque, ITC Éclat, Young Galant y Home Run. Diseñó cientos de logotipos y marcas, por nombrar entre las más conocidas la de General Electric, Mattel, Max Factor, John Deere, Prudential Insurance, California Institute of Technology y las firmas corporativas de estrellas internacionales como Liza Minelli, Frank Sinatra, Bette Midler, Prince y el jazzista Harry Connick Jr.

Catedrático del Art Center College of Design en California, una de las universidades más respetadas en el ámbito del diseño, en donde transmitió su conocimiento a varias generaciones de profesionistas que tuvieron la fortuna de llevarse para siempre un gajo de la magia que Doyald vino a hacer en el mundo.

Yo también tuve la fortuna de conocerlo en un curso intensivo en mi universidad. Como parte de un proyecto ficticio “rediseñé” el logotipo del Servicio Postal Mexicano y también le saqué un par de canas más al tratar de hacer las cosas distinto a como él me las pedía. Al final, le hice caso. Tal vez porque, después de todo, el 12 de Septiembre era su cumpleaños.



Ese día nos despedimos del maestro. Su país en crisis, el mundo en pánico, y Doyald Young, con un sencillo pantalón de mezclilla y una camisa azul cielo, sentado desde su escritorio, ajustándose los lentes constantemente, nos firmaba su libro Fonts & Logos con mucho cariño siempre con una sonrisa serena, apacible, humilde. Como si dentro de él brillara la certeza de que a pesar de lo atroz y destructivo que puede ser el hombre, existen corazones y mentes capaces de devolverle a la vida su dignidad y belleza.

Te recordamos, Doyald Young. (1926-2011)

Por: Daniel Poot / Diseño Gráfico

Comments are closed.

DOTTO