14
Abr 2009

Burgergate

Burger King acaba de lanzar en Europa una campaña promocionando una nueva hamburguesa con fusión de estilos de cocina texana y mexicana.

texicanwhopperanuncio

La novedad en este caso no se trata del sabor de la misma o de la cantidad de carne e ingredientes, sino mas bien del mal uso de los estereotipos en la publicidad. En el anuncio se muestra a un cowboy texano alto, fornido, bien vestido y de proporciones áureas al puro american way. A su lado, el luchadorcito mexicano, enano casi por definición, mamarracho, desaliñado, notablemente obeso, y portando orgulloso el lábaro patrio para cubrir su frondoso abdomen. Lo irónico es que Burger King es un producto casi de canasta básica en Estados Unidos, país que hasta la fecha ostenta el índice más alto de obesidad de la historia, pero ese es otro tema.

texicanelcachito

Es cierto que todo mundo usa estereotipos para identificar los orígenes y costumbres de las personas pero muy poco entienden que este concepto no debe ser ofensivo y con ánimo de denigrar la cultura, idiosincrasia u origen del prójimo, sea éste una persona, familia, comunidad, país o grupo racial. Este es un comentario general y aplicable a todos, ya que también nosotros los mexicanos somos muy dados a establecer estereotipos de otras culturas (muchas de las cuales ni conocemos).

Independientemente de ser mexicanos,  nuestra filosofía como agencia reprueba el hecho de usar el talento gráfico para difundir ideas preconcebidas hacia cualquier grupo o nación y muchos menos el uso de los símbolos patrios como si se tratase de cualquier cosa, sobre todo para vender comida chatarra (Si a Paulina Rubio ya casi la linchan por ello). Me viene a la mente el tan mentado caso de las estampillas de Memín Pinguín, cuando la comunidad afroamericana del vecino del norte puso el grito en el cielo al ver a un niño de color dentro  de las estampillas mexicanas conmemorativas a este personaje, rasgando sus vestiduras como si ellos no compararan a los mexicanos con ratoncitos veloces y borrachos y cuando, dicho sea de paso, Memín es un personaje que goza del cariño y respeto de millones de mexicanos.

Retomando las palabras del portavoz de la Casa Blanca durante el “Memingate”, Scott McClellan: “los estereotipos raciales son ofensivos, no importa cuál sea su origen, y el gobierno de México los Estados Unidos tiene que tenerlo en cuenta… Imágenes como esa no tienen cabida en el mundo moderno” (Y eso que Memín era un pan de Dios).

Sellos Memin Pinguin

Cada quien tendrá su punto de vista: muchos consideran que no se le debe dar importancia, muchos argumentan la doble moral de dar críticas pero no ser capaces de recibirlas, muchos se pronuncian indignados solamente por el mal uso de la bandera mexicana, y otros tantos por ambas cosas, cada uno teniendo sus razones válidas y puntos a favor lo cual le aumenta el fuego al hervidero provocado por la mentada hamburguesa.

Por cierto, retomando a Memín Pinguín, creo que debió causar más indignación el uso de la fuente “Comic Sans” en los textos de las estampillas.

Imagen de estampillas de Memín vía Isopixel, Captura de “El cachito” vía Vecindad Gráfica.

Por: Julián Llanes Ortiz / Branding

4 Comentarios a Burgergate

Deja un comentario

DOTTO