2
Ago 2011

3 Consejos prácticos
para no hacer el oso

El diseño gráfico puede ser un mundo extraño y pedregoso para la mayoría de los clientes, sobre todo a la hora de interactuar con esos aliens llamados diseñadores. Muchas veces sin saberlo, las posibilidades de hacer el oso al proporcionar archivos son muy amplias.

Es por eso que, para que no lo agarren desprevenido y sobre todo para proteger la frágil salud mental de los diseñadores, Front le sugiere unos consejos prácticos sobre la forma correcta de hacer llegar sus archivos.

PRIMER CONSEJO:

Nunca, jamás envíe logos o fotografías pegados o insertados en WORD, POWER POINT, PUBLISHER. EXCEL, etc. Contrario a lo que pueda pensar, no es más profesional ni facilita su inserción en programas de diseño. Este tipo de archivos se envían solitos, aislados, en su formato original. Ejemplo: JPEG, PNG, BMP, TIFF, EPS, AI, PSD, PDF, etc.

Los diseñadores del mundo aun no encontramos la respuesta del porqué envían los archivos insertados en programas de Office. Es un enigma.

SEGUNDO CONSEJO:

Si ya cometió el pecado mortal de insertar su archivo en Word, no lo estire, no lo deforme, no lo desproporcione. Por más que usted intente manipular el tamaño, la calidad no mejorará, el archivo insertado sigue siendo exactamente el mismo.

Y ¿Cuál es la razón por la cual no deben desproporcionarse las imágenes?  Pues los logotipos  e imágenes fueron cuidadosamente pensados, planeados, bocetados y trazados durante semanas o meses con base en una función y un carácter estético, los cuales deben respetarse para su mejor aprovechamiento.  Es como llevar su auto al taller y que se lo entreguen con llantas ovaladas. Reflexiónelo.

TERCER CONSEJO:

Por último, un clásico de clásicos. La dinámica casi siempre funciona de la siguiente forma:

Diseñador: Señor, me envió su archivo en Word y sólo mide 80 x 80 pixeles, lo necesitamos más grande, en una mejor resolución.

Cliente: Ok, no se diga más, te lo envío en un momento.

Acto seguido, el cliente estira el mismo logo en Word hasta abarcar toda la hoja, convencido de que su genialidad práctica le ha permitido mejorar el logo para aplicarlo incluso en sus espectaculares de 4×10 metros. Lo envía al diseñador exhibiendo una sonrisa digna de Einstein.

Juzgue usted mismo.

Hacer este movimiento no convierte al logotipo en uno de alta resolución o mayor tamaño. Si esta fuera la respuesta a “Envíe el logotipo en alta calidad” el diseñador podría hacerlo por sí mismo, también sabemos estirar cosas en varios programas.

Lo que debe hacer es enviar sus archivos a 300 puntos por pulgada o DPI, a un tamaño real y,  repetimos, fuera del documento de Word.

Le recomendamos seguir estos prácticos consejos que le permitirán comunicarse mejor con sus diseñadores, sorprenderlos con su conocimiento amplio de diseño y lo más importante, le evitarán muchos dolores de cabeza.

Le deseamos mucha suerte.

 

Por: Julián Llanes Ortiz / Diseño Gráfico

Comments are closed.

DOTTO